Evitación en el deporte de competición

En el deporte de competición a veces se producen situaciones difíciles y estresantes para las que si la persona siente que no tiene las herramientas adecuadas para superarlas, puede generar problemas más grandes de los que pensamos, produciendo bloqueos y frustraciones que pueden hacer que se decida por el abandono de la práctica deportiva.

Algunos deportistas empiezan a experimentar sensaciones de ansiedad ante determinadas prácticas y al principio puede que no les den mucha importancia y piensen que ya se les pasará; pero en determinados momentos, puede ocasionar problemas que se hacen crónicos por no tratar a tiempo.

Además, se ve agravado por el hecho de que éstas sensaciones de ansiedad, mantenidas a lo largo del tiempo hacen que se desarrollen mecanismos de adaptación para afrontar el malestar de la mejor manera que saben, pero si estos mecanismos de adaptación no son efectivos de cara a afrontar la situación a largo plazo, se produce un empeoramiento de los síntomas, lo que hace que en ocasiones, puedan verse en la necesidad de escapar de toda esta vorágine de emociones.

Esto es lo mismo que ocurre en nuestra vida cotidiana, si nos han atracado al pasar por una calle, intentaremos evitar volver a pasar por ahí. Aplicado en estas circunstancias, si hemos ido a competir y nos hemos sentido muy mal, trataremos de evitar esa competición. En definitiva, es un mecanismo adaptativo de supervivencia que mal aplicado, puede traer consecuencias negativas en el rendimiento de los deportistas.

Cuando nos sentimos mal al hacer algo, si dejamos de hacerlo, sentimos un alivio instantáneo muy gratificante porque disminuye la ansiedad y se refuerza a corto plazo, haciendo que la probabilidad de que repitamos la conducta de evitarlo sea mayor. Sin embargo, a largo plazo produce que nos sintamos peor por no haber sabido afrontar la situación y que a nivel fisiológico, a la hora de volver a enfrentarnos a la situación ansiógena, los síntomas sean aún peores. Hay veces que esta situación de evitación nos ha venido dada por una lesión, lo que hace que los deportistas asocien estar lesionados con sentirse mejor.

Es decir, la evitación lo que produce es una mejoría a corto plazo, pero un empeoramiento a largo plazo. Es por esto que muchos deportistas no ven la solución a su problema y lo que hacen es que acaban por abandonar el deporte. En otros casos, aprovechan una lesión para desvincularse de la práctica deportiva durante un tiempo, pero luego alargan el retorno por temor a volver a la situación temida.

Vamos a ver el ejemplo de E. jugadora de Hockey . Ha sido seleccionada para ir con el equipo nacional pero después de entrenar con las compañeras del equipo, se ha sentido muy presionada porque piensa que no llega al nivel del equipo. Cada entrenamiento que hace con ellas es peor porque esta más y más tensa. Además, empieza a tener pensamientos negativos sobre lo que pensará el entrenador, las caras que ponen las compañeras al tocarle de pareja con E., los fallos en los pases, etc.

Cada vez que llega la hora de ir a entrenar, tarda en salir de casa, hace la mochila mal y rápido. Alguna vez se le ha olvidado un guante o una espinillera por falta de interés o atención. En un entrenamiento, al ir a hacer una entrada a portería, está tan tensa que no coloca bien el pie y cae de frente, le da el tiempo justo para colocar la mano y se disloca la muñeca.

Los días siguientes a la lesión está más contenta y relajada. Empieza a plantearse las cosas y siente que no es todo tan negro como se lo pintaba antes de caerse. Sin embargo, a medida que empieza a acercarse el momento de incorporarse, va creciendo el miedo y empieza a poner excusas diciendo que le sigue doliendo la muñeca. Es probable que, con el tiempo, si no pide ayuda, acabe dejando el equipo nacional.

Al final hay que tener claro que cuando algo no va bien, y lo que nos debería hacer sentir a gusto se convierte en una pesadilla, (en casos extremos ha llegado a producir trastornos muy graves e incluso suicidios por parte de deportistas de élite) hay que parar y pensar en lo que estamos haciendo y cómo cambiarlo.

Publicado por eliapesquera

Psicologa Sanitaria M-33188

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: